Select Page
Núria Querol: “El perro también es víctima de la violencia machista”

Núria Querol: “El perro también es víctima de la violencia machista”

La violencia machista se denuncia –nunca lo suficiente– en los medios de comunicación. Pero no la agresión contra los animales de compañía de las víctimas de esa violencia (y hay casos escalofriantes). La doctora Núria Querol (Barcelona, 1974) no solo es una competente médico de familia de Gelida. También preside el programa VioPet (info@viopet.org), que acoge temporal o definitivamente a estos animales, y viaja un par de veces al año a EEUU parar reunirse con los expertos del FBI en la materia.

Primero: ¿qué hace una médico de humanos preocupada por los animales? Desde que tenía 4 o 5 años no hago distinción entre ‘animales humanos’ y ‘no humanos’. Al crecer, tomé una posición activa contra cualquier tipo de violencia. Uno de mis mentores, el doctor Frank Ascione, de la Universidad de Denver, comenzó a describir la instrumentalización de los animales en la violencia de pareja. Me involucré. Y cuando hago la anamnesis de una paciente y tengo sospechas de violencia, siempre pregunto por sus mascotas. Ellas suelen contestar con un “no” o con un “¿cómo lo sabes?”.

¿De qué tipo de violencia habla? Por ejemplo, de la agresión sexual al animal delante de la mujer y de los hijos. Es una manera muy perversa de maltrato, porque la mujer y los niños se sienten cómplices.

¡Es espantoso! Estudios de EEUU muestran que entre el 71 y el 86% de las mujeres que son víctimas de violencia relatan casos de maltrato a los animales. Nosotros hemos afinado un poco más y no solo tenemos en cuenta las agresiones físicas, sino también las psicológicas, que, según la Llei de Protecció dels Animals de Catalunya, se consideran maltrato. Los animales tienen miedo, ansiedad, se hacen pipí de manera incontrolada, tiemblan ante la presencia de una figura masculina.

En las casas de acogida no aceptan animales. Así es. Y existe una victimización institucional: la mujer pide ayuda y se le dice “el perro es lo de menos”. Pero con frecuencia explican que el animal se interpuso entre ellas y el maltratador. Su percepción es que el perro les ha salvado la vida. Un niño me confesó que el único momento en que se sentía seguro era cuando el perro iba a su cama y dormía abrazado a él.

¿Es entonces cuando entran ustedes? Buscamos el recurso. VioPet gestionó el caso de la Ucanca González, la canaria cuyo maltratador huyó del juicio. Le ofrecieron un piso social, pero no quería abandonar a su perro. Se instaló en una tienda de campaña en la playa, con dos guardias civiles escoltándola 24 horas. Capturaron al agresor, pero la pena era de seis meses de prisión. Articulamos un plan de seguridad y garantizamos una casa de acogida para el perro.

No sé si preguntarle por más casos… Llevamos el de Ana Gómez, una mujer que murió asesinada por un disparo de escopeta de su marido, cazador. El agresor ahogó con sus manos al perro de la familia, delante de los menores, y se volvió a la cama. Una asociación de defensa de las mujeres de Galicia nos dijo que querían llevar el caso como acusación particular. Hicimos un peritaje de la peligrosidad del agresor y el juez aceptó el recurso.

La crueldad no tiene límites. Es fundamental averiguar la intención. En un contexto de violencia de género se puede pretender hacer daño a la mujer, o chantajearla –”si me dejas le romperé la pata al perro”–. Muy diferente es el caso de alguien que, metódicamente, va a los refugios a recoger perros para torturarlos en su casa, o el de un grupo de granujas que queman a un gato o maltratan a una cabra, lo graban y lo cuelgan en las redes sociales.

Las redes han empeorado las cosas, ¿no? En cierto modo nos facilitan el trabajo. Dejan huella digital y aportan pruebas. Hay un tipo de fetichismo sexual, el crush, que consiste en chafar animales pequeños con el tacón del zapato y luego cuelgan el vídeo en internet. Ciberactivistas de China, país poco amigo de los animales, detectaron a los responsables y fueron detenidos.

El FBI empieza a registrar en 2016 el maltrato a animales como delito contra la sociedad

El FBI empieza a registrar en 2016 el maltrato a animales como delito contra la sociedad

El FBI empieza a registrar en el 2016 el maltrato a animales como un delito contra la sociedad dada la importancia de la naturaleza del delito en sí, así como su asociación con otros crímenes violentos como violencia de pareja, agresiones sexuales o maltrato infantil. Se ha creado una Comisión de seguimiento para analizar medidas preventivas y de intervención donde participa la doctora, profesora e investigadora catalana especialista en violencia, Núria Querol.

El FBI empieza a registrar en el 2016 el maltrato a animales como un delito contra la sociedad dada la importancia de la naturaleza del delito en sí, así como su asociación con otros crímenes violentos como violencia de pareja, agresiones sexuales o maltrato infantil. Se ha creado una Comisión de seguimiento para analizar medidas preventivas y de intervención donde participa la doctora, profesora e investigadora catalana especialista en violencia, Núria Querol.

· El maltrato a animales es delito en EEUU así como en España

· Los casos de maltrato a animales pueden ser indicador de violencia interpersonal

· Según el FBl 46% de asesinos en serie maltrataron animales en su adolescencia

· El 86% de mujeres víctimas de violencia también refieren maltrato a sus animales

Desde 1929, el FBI realiza la recopilación y difusión de leyes federales, estatales, y así como las estadísticas de delincuencia local. Estas estadísticas policiales son claves para tomar decisiones a nivel legislativo o policial (desde aumentar el patrullaje preventivo una determinada zona para reducir el índice de robos residenciales o la promulgación de una legislatura estatal que defina un nuevo delito o modifique las sanciones de uno ya existente. Según el propio FBI : El Programa UCR ha sido el punto de partida para los ejecutivos encargados de hacer cumplir la ley, los estudiantes de la justicia penal, los investigadores, los miembros de los medios de comunicación y el público en general en busca de información sobre la delincuencia en el país.

El programa fue concebido en 1929 por la Asociación Internacional de Jefes de Policía para satisfacer la necesidad de estadísticas fiables crimen uniforme de la nación. En 1930, el FBI se encargó de recopilar, publicar y archivar esas estadísticas. El programa del FBI Uniform Crime Report UCR del FBI no ha incluido hasta hace poco los datos relativos a los delitos contra los animales, aunque todo cambió con la rápida aprobación del Director del FBI, James B.Comey después de un importante lobby con la Asociación Nacional de Sheriffs’. A partir de este año, el maltrato a animales se incluye en el Grupo A de delitos graves (contra la sociedad) y con una tipología propia, como el homicidio, el incendio intencional y el asalto. En enero de 2014, durante la Conferencia de Invierno de la National Sheriff’s Association, se entregó un reconocimiento al Director del FBI, James Comey, por su implicación en contra del maltrato a los animales.

Para evaluar el impacto de la inclusión de los animales en el UCR y el NBRIS (National Incident- Based Reporting System) del FBI, se ha creado un grupo de expertos para realizar el seguimiento y la evaluación, donde participará la científica catalana experta y consultora en violencia Dra. Núria Querol, quien también forma parte del grupo de expertos de la Asociación Nacional de Sheriffs, quien afirma: “Aún es muy temprano para evaluar las consecuencias del cambio de clasificación del maltrato a animales a delito contra la sociedad, y tenemos que trabajar duro para que las 18000 agencias y departamentos de policía participen de manera activa y las cifras de maltrato a animales no estén infrarrepresentadas en las estadísticas policiales, como suele suceder. Desde la comisión de seguimiento, trabajaremos con la NSA y el FBI para mejorar la implementación y realizar el seguimiento. Es un paso histórico y estamos muy satisfechos de que el maltrato a los animales sea considerado con la importancia que merece”. La Dra. Querol también explica algunos de los avances que están consiguiendo en EEUU: “como los registros oficiales de maltratadores de animales, el hecho de que las casas de acogida de víctimas de violencia permitan la entrada a los animales de compañía, que éstos estén incluídos en las órdenes de protección en 30 jurisdicciones o que exista una app específica para denunciar maltrato a animales, la Ice Black Box, ojalá algún día la app de la Policía Nacional y la Guardia Civil, AlertCops, permita también denunciar el maltrato a animales”. El Director Ejecutivo de la Asociación Nacional de Sheriffs’ e impulsor de este gran avance, John Thompson, afirma que “pueden ser necesarios 5 o 6 años para recoger datos suficientes para analizar”. La Comisión de seguimiento tiene previsto reunirse el próximo mes de febrero en Washington DC durante la Conferencia de Invierno de la Asociación Nacional de Sheriffs’ , donde evaluarán los primeros datos y las estrategias de prevención e intervención.

La Vanguardia.

El FBI empieza a registrar en 2016 el maltrato a animales como delito contra la sociedad

El FBI empieza a registrar en 2016 el maltrato a animales como delito contra la sociedad

El FBI empieza a registrar en el 2016 el maltrato a animales como un delito contra la sociedad dada la importancia de la naturaleza del delito en sí, así como su asociación con otros crímenes violentos como violencia de pareja, agresiones sexuales o maltrato infantil. Se ha creado una Comisión de seguimiento para analizar medidas preventivas y de intervención donde participa la doctora, profesora e investigadora catalana especialista en violencia, Núria Querol

  • El maltrato a animales es delito en EEUU  así como en España
  • Los casos de maltrato a animales pueden ser indicador de violencia interpersonal
  • Según el FBl 46% de asesinos en serie maltrataron animales en su adolescencia
  • El 86% de mujeres víctimas de violencia también refieren maltrato a sus animales

Desde 1929, el FBI realiza la recopilación y difusión de leyes federales, estatales, y así como las estadísticas de delincuencia local. Estas estadísticas policiales son claves para tomar decisiones a nivel legislativo o policial (desde aumentar el patrullaje preventivo una determinada zona para reducir el índice de robos residenciales o la promulgación de una legislatura estatal que defina un nuevo delito o modifique las sanciones de uno ya existente. Según el propio FBI : El Programa UCR ha sido el punto de partida para los ejecutivos encargados de hacer cumplir la ley, los estudiantes de la justicia penal, los investigadores, los miembros de los medios de comunicación y el público en general en busca de información sobre la delincuencia en el país.

El programa fue concebido en 1929 por la Asociación Internacional de Jefes de Policía para satisfacer la necesidad de estadísticas fiables crimen uniforme de la nación. En 1930, el FBI se encargó de recopilar, publicar y archivar esas estadísticas. El programa del FBI Uniform Crime Report UCR del FBI no ha incluido hasta hace poco los datos relativos a los delitos contra los animales, aunque todo cambió con la rápida aprobación  del Director del FBI, James B.Comey después de un importante lobby con la Asociación Nacional de Sheriffs’. A partir de este año, el maltrato a animales se incluye en el Grupo A de delitos graves (contra la sociedad) y con una tipología propia, como el homicidio, el incendio intencional y el asalto. En enero de 2014, durante la Conferencia de Invierno de la National Sheriff’s Association, se entregó un reconocimiento al Director del FBI, James Comey, por su implicación en contra del maltrato a los animales.

Para evaluar el impacto de la inclusión de los animales en el UCR y el NBRIS (National Incident- Based Reporting System) del FBI, se ha creado un grupo de expertos  para realizar el seguimiento y la evaluación, donde participará la científica catalana experta y consultora en violencia Dra. Núria Querol, quien también forma parte del grupo de expertos de la Asociación Nacional de Sheriffs, quien afirma: “Aún es muy temprano para evaluar las consecuencias del cambio de clasificación del maltrato a animales a delito contra la sociedad,   y tenemos que trabajar duro para que las 18000 agencias y departamentos de policía participen de manera activa y las cifras de maltrato a animales no estén infrarrepresentadas en las estadísticas policiales, como suele suceder. Desde la comisión de seguimiento, trabajaremos con la NSA y el FBI para mejorar la implementación y realizar el seguimiento. Es un paso histórico y estamos muy satisfechos de que el maltrato a los animales sea considerado con la importancia que merece”. La Dra. Querol también explica algunos de los avances que están consiguiendo en EEUU: “como los registros oficiales de maltratadores de animales, el hecho de que las casas de acogida de víctimas de violencia permitan la entrada a los animales de compañía, que éstos estén incluídos en las órdenes de protección en 30 jurisdicciones o que exista una app específica para denunciar maltrato a animales, la Ice Black Box, ojalá algún día la app de la Policía Nacional y la Guardia Civil, AlertCops, permita también denunciar el maltrato a animales”.  El Director Ejecutivo de la Asociación Nacional de Sheriffs’ e impulsor de este gran avance, John Thompson, afirma que “pueden ser necesarios 5 o 6 años para recoger datos suficientes para analizar”.  La Comisión de seguimiento tiene previsto reunirse el próximo mes de febrero en Washington DC durante la Conferencia de Invierno de la Asociación Nacional de Sheriffs’ , donde evaluarán los primeros datos y las estrategias de prevención e intervención.

Pin It on Pinterest