VIOLENCIA DE PAREJA Y MALTRATO A ANIMALES

“El maltrato a los animales es una cuestión legal, ética, de salud mental y seguridad pública. Si no lo tomamos  en consideración, incurrimos en mala praxis”.

Dra. Núria Querol Viñas

Representante del Consejo de Colegios Médicos, Comisión Nacional Contra la Violencia Machista

INTRODUCCIÓN

Tener antecedentes de maltrato a animales es uno de los 4 factores de riesgo más significativos para ejercer violencia de pareja.

En una docena de estudios entre el 15-48% de mujeres maltratadas retrasaba dejar una relación violenta si temía por la seguridad de sus animales de compañía.

El 71% de mujeres maltratadas refiere que el maltratador ha lesionado, amenazado o matado a sus animales para controlarlas a ellas y a sus hijos.

Los maltratadores que maltratan animales son más peligrosos y usan más formas de violencia que los que no maltratan animales.

Se  puede  reducir  el  riesgo  de  homicidios  de pareja  si  se  valora  el  maltrato  a los animales en las preguntas de screening.

Los profesionales de atención a víctimas de violencia ven ahora el maltrato a animales como un signo de alarma temprano.

Las instituciones que atienden a víctimas de violencia pueden incluir a los animales en las medidas de autoprotección, ayudando a las mujeres a tener la tutela del animal y establecer un sistema de acogida de emergencia si la mujer debe dejar el hogar. Muchos estados en EEUU incluyen a los animales en las órdenes de alejamiento. En España y Latinoamérica, la red de acogida se realiza mediante el Programa Freedom Paws Link.

RESUMEN DE ESTUDIOS

En EEUU empezaron a desarrollarse en los años 90 estudios en víctimas de violencia de pareja en el contexto familiar que evidenciaron un fenómeno al cuál no todos los especialistas habían prestado atención o ni tan sólo sabían que existía: el maltrato a los animales para ejercer violencia sobre la pareja u otros miembros de la familia.

Recordamos algunas de las conclusiones más relevantes:

-El 71% de las mujeres que fueron a una casa de acogida y tenían animal, referían que su agresor había herido, amenazado o matado a su animal de compañía por venganza o para ejercer control psicológico; el 30% explicó que sus hijos habían herido o matado animales.

– El 87% de estos incidentes ocurrieron en su presencia y, un 75% en presencia de los hijos, para controlarlos y coaccionarlos psicológicamente.

– Entre el 25% y el 54% de las mujeres maltratadas no son capaces de dejar una situación de violencia debido a la preocupación por sus animales de compañía.

– En un estudio, el 70% de los maltratadores de animales también tenían otros antecedentes delictivos. Las víctimas de violencia doméstica, los animales de las cuales eran maltratados, identificaban este maltrato como un episodio más en una larga historia de violencia indiscriminada contra ellas y su vulnerabilidad.

– Los niños que son testigo de violencia doméstica, maltratan animales de 2 a 3 veces más a menudo que los niños que no sufren violencia doméstica.

– El maltrato de animales llevado a cabo por niños es uno de los indicadores más importantes y tempranos del trastorno de conducta.

– Los niños que han sufrido abusos sexuales son 6 veces más proclives a cometer maltrato hacia los animales que los que han sufrido otro tipo de abusos.

-En España y Latinoamérica, el estudio DOMPET está revelando los siguientes datos: a los refugios qué porcentaje de los animales han sido maltratados (con la excepción del abandono): 37.9% de los refugios informó que entre el 25-50% de los animales han sufrido violencia. Aproximadamente, el 79.3% de los refugios ha reconocido una relación entre la violencia familiar y el maltrato animal. El 73.9% no cuenta con un acuerdo con refugios para mujeres todavía, sólo un 6.8% de los refugios lo tiene implementado, y el resto están trabajando en el establecimiento de un protocolo común. En un 61.3% de los centros de acogida, a las mujeres se les permite visitar a los animales en caso de que ella hubiera tenido que dejarlo en alojamiento temporal. El 67.1% de los refugios denuncia a la policía si detecta un caso de maltrato animal. Nos parece interesante remarcar el hecho de que no se interpongan denuncias ante un caso de maltrato detectado y nos resulta preocupante que los refugios expresen una falta de confianza tanto hacia los cuerpos policiales como hacia la administración de Justicia. Algún refugio indica que el hecho de notificar el maltrato puede poner en riesgo al animal. Sin duda, estas interesantes aportaciones ponen de manifiesto la necesidad de mejorar la protección de los animales dentro del sistema judicial, así como la formación y sensibilización de cuerpos policiales y profesionales dentro del sistema judicial.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This